• La actividad es interna. La conducta es el recorte externo que realiza el observador de acuerdo con su cultura.
• Haga siempre el ejercicio de observar la conducta del otro desde diversos puntos de vista.
• Trabaje en equipo.
• La actividad siempre es consecuencia de otros procesos internos. Pregúntese por ellos.


• Según la etapa de desarrollo y la circunstancia, la actividad se basa directamente en procesos emocionales o en procesos cognitivos.
• Pregúntese siempre qué procesos emocionales y cognitivos subyacen a la conducta que usted ve.
• Pregúntese por las necesidades primordiales insatisfechas del sujeto.
• Pregúntese si usted podría satisfacerlas.
• No eleve la tensión / ansiedad.
• No ilusione: Modificar la conducta del otro no es idéntico a mejorar la relación.
• No castigue, no amenace, no grite, no provoque temor.
• No ridiculice, no menosprecie, no descalifique.
• Introduzca rutinas.
• Enseñe estrategias procedimentales.
• No exija más allá de las posibilidades del otro.
• Dé responsabilidades cumplibles.
• Ayude al otro a entender sus conductas, combine con él una solución.
• No enjuicie negativamente, como única estrategia.
• Eduque en todas las áreas de la Pedagogía Contextual: Moral - Emocional - Cognitiva - Corporal - Estética - Ecológica - Espiritual